¿te llamamos?

Buscar Ref:
Email
info@casaselectas.es
Tel
91-0805266

Gestión de propiedades exclusivas en Madrid Capital
Calidad de propiedades. Excelencia en el servicio.

Barrio de Jerónimos: Orígenes/Siglo XV-Siglo XVI

13/10/2017

Orígenes: principios del Siglo XVI

 

Su origen comienza cuando los monjes Jerónimos piden a los Reyes Católicos trasladar el Monasterio de Santa María del Paso (en ese momento ubicado junto al Río Manzanares en una zona donde abundaban los mosquitos) a un sitio más saludable.

 

Al parecer lograron el permiso allá por 1503, para lo que eligieron un lugar extramuros de la villa de Madrid, en una elevación de su zona oriental, barrida por muy saludables aires, con abundancia de arroyos y manantiales que regaban ricas huertas y el gran prado que cubría su ladera de poniente, terrenos por entonces  muy a las afueras de la ciudad, en lo que dio en llamarse Monasterio de San Jerónimo el Real, y a la zona aledaña Prado de San Jerónimo (más tarde Paseo del Prado).

 

Jeronimos Madrid

San Jerónimo «el Real», conocido popularmente como «Los Jerónimos», fue uno de los monasterios más importantes de Madrid. Junto a él existía el llamado Cuarto Real, luego ampliado como Palacio del Buen Retiro en tiempos de Felipe IV del que sólo ha llegado a nuestros días el Casón del Buen Retiro y el ala norte del palacio, el Salón de Reinos.

 

Del primitivo edificio subsisten actualmente la iglesia y un claustro, a espaldas del Museo del Prado. El claustro sufrió un progresivo deterioro a lo largo del siglo XIX y tras un acuerdo con las autoridades eclesiásticas, fue recuperado e incorporado al Museo del Prado como parte de la ampliación diseñada por el arquitecto Rafael Moneo. Por su actual aspecto exterior, el claustro se conoce popularmente como «El cubo de Moneo.

 

Poco después, el futuro rey Felipe II es jurado como Príncipe de Asturias en esta iglesia y queda asociado a ella para el resto de sus días: todos los actos importantes de la monarquía en materia religiosa se celebraban allí. Por esto se decide construir un espacio anexo a la iglesia, llamado el Cuarto Real, para que los reyes pudieran relajarse antes o después de las ceremonias.

 

Es este Cuarto Real precisamente el espacio que utilizará Felipe II en varias ocasiones, con Madrid ya como capital de España, para “retirarse” del mundo en ciertas tristes circunstancias: tras la muerte de alguna de sus esposas, de alguno de sus hijos (o de alguna de sus amantes), o, por ejemplo, tras el Desastre de la mal llamada “Armada Invencible” contra Inglaterra.

 

De ahí viene el nombre de “El Retiro”. ¿No es curioso?

Continua leyendo la historia del barrio de Jerónimos en Barrio de Jerónimos: Orígenes/Siglo XVII

 

 

 

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.