¿te llamamos?

Buscar Ref:
Email
info@casaselectas.es
Tel
91-0805266

Gestión de propiedades exclusivas en Madrid Capital
Calidad de propiedades. Excelencia en el servicio.

Casa-Palacio de de don Manuel González-Longoria (C/Juan de Mena, 9)

16/03/2020

Construido en 1888 por José Marañón Gómez- Acebo, este palacio se encuentra ubicado en la Calle Juan de Mena, 9 y actualmente constituye la sede del Colegio Notarial de Madrid.

 

La parcela situada entre las calles Juan de Mena y Ruiz de Alarcón fue delineada por el arquitecto municipal Agustin Felipe Peró, patrimonio que pertenecia a la Corona y que se puso a la venta. El solar fue adquirido en 1877, por José Gómez-Rodulfo y Yagüe, quien a su vez lo vendió en 1888 a Don Manuel González-Longoria y Cuervo.

 

González-Longoria encarga el diseño del edificio a José Marañón Gómez Acebo, arquitecto de varios edificios importantes en la zona, finalizando su construcción en 1889. González-Longoria quería disponer de una residencia como de un lugar de trabajo, obteniendo además ingresos con los alquileres del resto de viviendas.

 

El interior del edificio se organiza en dos zonas, con accesos independientes. La primera zona, con portal y entrada por la calle Ruiz de Alarcón, destinada a arrendamiento. Contaba con dos viviendas en las plantas segunda y tercera, y un estudio de artista en la buhardilla, comunicadas por una escalera interior que era también usada para el servicio de los González-Longoria. Su semisótano disponía también de acceso propio y directo desde la calle Ruiz de Alarcón, siendo utilizado como local. Por la calle Juan de Mena se accedía a la parte destinada a la residencia y despacho de los González-Longoria.

 

En 1912, el inmueble es heredado por Manuel González-Longoria y Leal, I marqués de la Rodriga e hijo del promotor del edificio, quien, tras trasladarse a Oviedo, vende el edificio al Colegio de Notarios de Madrid en 1925. La zona destinada a alquiler mantuvo su uso, mientras que el resto del edificio fue adaptado a las necesidades del Colegio.

 

Se respeta la zona noble de la casa-palacio, situada en la planta principal, destinando el resto de la superficie de este nivel a salón de actos y biblioteca. Se modificó el portal de Juan de Mena, suprimiendo la zona central de paso de carruajes, dividiendo e independizando sus dos zonas (oficinas y residencia) y danto entrada, por medio de una nueva escalera, actualmente cegada, a las oficinas del Colegio.

 

Las obras comenzaron en 1925 hasta 1927, año en el que se inaugura la nueva sede del Colegio Notarial de Madrid. Su Junta Directiva enriqueció la decoración del edificio con el escudo notarial de la fachada y un busto de Joaquín Costa, obras del escultor Ángel García Díaz, así como por dos retratos de Alfonso XIII. En 1974, se anexionó a la sede del Colegio la zona del inmueble dedicada a arrendamiento. La entrada a la sede paso a ser el acceso de la calle Ruiz de Alarcón, reservándose el portal de Juan de Mena para los actos académicos y de carácter social.

 

La casa-palacio de don Manuel González-Longoria presenta un estilo ecléctico, aunque con referencias al neorrenacimiento italiano, que se observan en algunos de sus detalles ornamentales.

 

Las fachadas exteriores el estilo de la época, ladrillo visto sobre zócalo de cantería de granito, mostrando los rasgos típicos de los proyectos del arquitecto: piedra blanca en ménsulas, repisas, dinteles y algunos antepechos de la planta principal y la coronación de la entrada de la calle Juan de Mena, miradores de hierro y cristal superpuestos y adaptados a la planta circular del chaflán, y alero volado de canecillos de madera. En el antiguo paso de carruajes, hoy desaparecido, se accedía al edificio. La escalera situada a la derecha comunicaba directamente con el despacho de González-Longoria y las oficinas, mientras que la de la izquierda con la residencia.

 

La distribución y ornamentación de la planta principal era palaciega. Actualmente, conserva parte de su mobiliario original que fue adquirido a la familia González-Longoria por el Colegio Notarial. En ella encontramos el vestíbulo, salón dorado, el salón chinesco y el comedor de gala. El recibidor de la zona residencial es una estancia amplia, de estilo neoclásico. Sus paredes están enteladas y su techo se decorada con frescos con motivos geométricos y naturalistas, que se repiten en la alfombra que cubre su suelo. El salón dorado es el salón principal de la planta noble. Se halla decorado siguiendo las pautas barrocas francesas. En sus paramentos, frisos y techo aparecen molduras con formas vegetales (hojas de acanto, laureles y rosetones). Contiguo al salón dorado se encuentra el salon chinesco, habitación circular, que coincide con el chaflán del edificio, que une el salón principal con el comedor. De inspiración china, los entelados de seda decoran sus paredes. De trazas neogóticas, el techo, huecos, mobiliario y zócalo del comedor de gala están realizados en madera de nogal tallada. El comedor está presidido por una gran chimenea de mármol.

 

Don Manuel González-Longoria, promotor del edificio, fue un personaje muy interesante y notable de la época de la regencia de la Reina Maria Cristina y primeros años del reinado de Alfonso XIII. Había nacido en Grado en 1830 en el Concejo de Asturias. Emigró a Cuba y se instaló en Holguín donde prosperó económicamente. A su vuelta a España, sus negocios prosperaron tanto en Oviedo como en Madrid, convirtiéndose la capital en el centro de sus relaciones económicas. Aquí, compró varios solares y construyó edificios de alquiler, formando además parte de diferentes consejos de administración, como los del Banco Español de Crédito (Banesto) y la sociedad Hidráulica Santillana. Se dedicó también a la política siendo elegido en varias legislaturas, entre 1879 y 1886 diputado por las provincias de Oviedo y Santiago de Cuba. En 1891, es nombrado senador vitalicio.

 

A través del matrimonio de sus hijas, enlazó con la nobleza, aunque el verdadero ennoblecimiento de la familia llega en 1895, al obtener, por medio de sus influencias políticas y palaciegas, el marquesado de la Rodriga para su hijo, Manuel González-Longoria y Leal.

Su sobrino, el banquero y político Francisco Javier González-Longoria fue el propietario del Palacio Longoria, actual sede de la Sociedad Deneral de Autores (SGAE) en la calle Fernando VI, construido unos años después a principios del siglo XX.

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.